El pasado

Qué hacer cuando el pasado estorba tu presente

Si no hay paz con el pasado, es muy difícil que pueda haberla con el presente. Seguir sometido a experiencias vividas será estorbo de cara al futuro.

El pasado es una experiencia, no una residencia. Hay personas que son tan gobernadas por lo vivido, que no tienen más espacios en sus mentes para otra cosa que no sea victimizarse.

Ciertamente es imposible no recordar el pasado, pero sí es posible cambiar la opinión que se tiene de el. Quienes viven esclavos de los recuerdos de experiencias dolorosas y traumáticas, por lo general terminan adoptando un patrón de víctima.

Pero, ¿Qué hacer cuando el pasado estorba el presente?

Evaluarse a sí mismo

Una de las cosas que impide el pensamiento de victimización es la capacidad de evaluarse a sí mismos. Independientemente las experiencias, todas las personas son autores de su propia historia, de alguna manera u otra se es artífice de cada hecho.

Por eso, una de las cosas importantes para superar el pasado y no se convierta en un estorbo, es autoevaluarse. Analizar esas experiencias y avaluar exhaustivamente en que se falló para no reincidir en ello y de esa manera forjar un futuro más estable.

Elegir correctamente

Decidir es parte fundamental de la vida. Para no reincidir en los errores, o demostrarse a sí mismo haber aprendido de ellos, es necesario que se exprese ese aprendizaje en la manera de decidir.

Cada decisión de hoy, será un pasado en el mañana. Entonces, básicamente, tener un pasado conciliador en el futuro dependerá de las decisiones que se tomen hoy.

No claudicar en lo aprendido

Siempre habrá razones para no reincidir en los errores. De hecho, si se quiere un futuro sin estorbos del pasado, se necesita mucha convicción y firmeza en lo que se quiere construir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *