El valor de la disciplina para alcanzar metas

Dr Michael Meir - Psicoterapeuta, Licenciado en consejería de Salud Mental del estado de New York

Parte de forjar un futuro estable y deseado en cada área de la vida, es el hecho de tener disciplina para alcanzar metas.

No basta querer algo para lograrlo, si bien es importante el deseo de alcanzarlo, no es suficiente, se necesita trabajo, dedicación, compromiso, interés y, sobre todo, mucha disciplina; esta es clave para alcanzar los objetivos definidos, e inclusive, en los tiempos dados como límite.

Comprendamos la disciplina

La disciplina se entiende como una serie de patrones, normas o pasos que se siguen de forma constante y comprometida y que conduce a alcanzar metas específicas. Sin embargo, una frase muy conocida con respecto a la disciplina, dice “es aquello que no quieres hacer, pero igual lo haces”, esto haciendo referencia a que a veces es tedioso comprometerse, ser cumplido y enfocarse en objetivos, pero, igual se cumplen.

¿Por qué la disciplina se asocia a las metas?

La disciplina debe ser parte de la formación general; ya que es fundamental para cumplir todas las aspiraciones propuestas, tanto a nivel personal como profesional. No puede haber éxito si no hay una dedicación constante y un compromiso real en pro de lograr esos objetivos. Es precisamente la disciplina la que nos lleva a tener hábitos de vida que nos conducen a estar donde deseamos, cuándo y cómo también.

Ten disciplina para lograr tus objetivos

En ocasiones suele ser complicado adaptar una forma de vida comprometida con los objetivos, puesto que muchas cosas pueden interferir en ello, tanto externas como internas, es decir, hay responsabilidades que a veces se imponen sobre otras, como tener hijos, la pareja, la familia e inclusive los problemas. Por otro lado, están los internos, los que provienen de sí mismos, como la flojera, la falta de compromiso, el poco interés por crecer y un sinfín de excusas para procrastinar. No obstante, es cuestión de querer de sinceridad y experimentar un modo de vida disciplinado, que no necesariamente tiene que ser, tedioso ni aburrido.

  • Sé consciente del valor del tiempo
  • Reconoce tus debilidades y fortalezas
  • Establece metas claras
  • Haz las cosas de forma constante
  • Ten presente que los objetivos los puedes alcanzar
  • Analiza las cosas con distintas perspectivas
  • Construye tu propio plan de acción y cúmplelo
  • Siéntete satisfecho con cada avance

La disciplina te conduce a los logros

Ser disciplinado te permite desarrollarte adecuadamente en el proceso de alcanzar cualquier meta, además, te da la motivación y convicción para afrontar cada desafío que se te presente con la mejor disposición. La disciplina es precisamente eso que te ayuda a llegar cada vez más lejos, inclusive si estás cansado, tuviste una derrota, experimentas una mala situación o cualquier cosa que te esté desanimando.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.