Con perseverancia y constancia siempre se logra más

Dr Michael Meir - Psicoterapeuta, Licenciado en consejería de Salud Mental del estado de New York

Cuando se desea alcanzar más, ya sea en lo laboral, académico u otro, es esencial la perseverancia y constancia para lograr más.

¿Qué entendemos por perseverancia y constancia? Se pueden interpretar como sinónimos, pero mejor digamos que son dos valores estrechamente vinculados, y cuando trabajamos con ellos en conjunto, son muchos los beneficios que nos aportan, en especial cuando se trata de lograr más, y bueno, ¿en qué? en todo lo que se quiera alcanzar.

¿Qué son la perseverancia y constancia?

La perseverancia nos hace referencia a la firmeza y determinación con la cual se emprenden actos en pro de lograr otros, inclusive si las circunstancias son adversas. Por su parte, hablamos de la constancia como la voluntad inalterable y frecuente en la determinación para alcanzar algo; esta también tiene que ver con durar largo tiempo, es decir, perdurar en el tiempo en el intento de algo.

Importancia de trabajar ambos valores

Los dos son sumamente valiosos, porque cuando se cultivan y trabajan adecuadamente, nos pueden garantizar que si se presentan adversidades y complicaciones en el camino no abandonaremos con las primeras derrotas, es decir, te ayudan a mantener la disciplina, la intención y el enfoque claro en lo que deseas alcanzar, por eso, te permiten lograr más. Tanto la perseverancia, como la constancia, también se entienden como virtudes que te llevan al éxito.

Cultiva ambas virtudes y logra más

Para alcanzar los objetivos y siempre lograr más, es importante y fundamental actuar en pro de ello; las metas no llegarán solas, hay que buscarlas y hasta construirlas, y para ello, es necesario trabajar día a día.

  • Establece las metas
  • Separa las metas por objetivos pequeños
  • Designa una cantidad diaria o semanal para trabajar por tu meta
  • Crea un recordatorio para que te mantengas activa
  • Vincula tus objetivos con hábitos diarios
  • Mantente apegado a tus valores
  • Escucha tu entorno, pero no te tomes las criticas
  • Acepta las veces que te caes, pero vuelve a levantarte
  • Analiza el porqué de los fracasos
  • Visualiza el logro y así te mantendrás motivada

El proceso de mantener la constancia y la perseverancia puede ser tedioso y complicado, sin embargo, cuando se logra adoptar el ritmo, comienza ser más sencillo, además, siempre la sensación de alcanzar las metas y lograr mucho más va a ser una motivación para no decaer.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.